Bodegas Piqueras | El llanto de las viñas
16945
post-template-default,single,single-post,postid-16945,single-format-standard,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

El llanto de las viñas

Uno de los momentos más importantes y esperanzadores para el viticultor es el primer “goteo del lloro” de las viñas. Lo llamamos “El llanto de las viñas”, cuando la savia de la vid sale a través de los cortes de la poda de la planta. Cada planta ha sido podada con la llegada del invierno con el fin de rejuvenecer la vid y prolongar su ciclo productivo. El “llanto de las viñas” es la primera manifestación visible de que comienza la actividad vegetativa en la planta tras el reposo invernal por las bajas temperaturas en las zonas de cultivo.

Normalmente este momento emocionante ocurre con la subida de temperatura de la tierra, cuando ésta alcanza unos 10 grados aproximadamente. Es entonces cuando las raíces comienzan a absorber la humedad y la savia se pone en movimiento. Comienza a ascender desde las raíces para nutrir la vid hasta que se escapa por las heridas de la poda y la herida cicatriza. El lloro de la vid representa el despertar de un nuevo ciclo de la viña, y también de la vida y la naturaleza.

El llanto de las viñas suele producirse alrededor de los meses de Marzo y Abril con la llegada de la primavera, y cuando el llamado índice bio-climático (una fórmula que relaciona el número de horas de sol y de luz con el grado de humedad y de temperatura) alcanza los valores adecuados que dan lugar al despertar biológico de la planta.

En los últimos años por culpa del cambio climático y la subida de las temperaturas, el llanto de las viñas se está produciendo mucho antes. Este año ha empezado a principios del mes de febrero, antes de la llegada de la primavera. La temperatura de la tierra alcanza los 10 grados y las raíces empiezan a despertar antes de tiempo, provocado por el calentamiento global. Y aunque no nos guste esta perturbación del ciclo natural de la viña, tan solo podemos esperar que la planta crezca fuerte y sana, para dar la perfecta concentración de azúcar, color y acidez para nuestras futuras cosechas y vinos.